UN VIAJE INTERIOR

noviembre 15, 2016 6:26 · Publicado por · Deja tus comentarios

A través de un trabajo corporal que tiene el tacto como elemento principal, la psicología Gestalt creó una nueva forma de exploración de la persona que le ayuda a expandir la consciencia de si: el Masaje Californiano Esalen.

Recién llegada de una de las formaciones residenciales que ofrece la Escuela Spazio Masajes durante el verano, me dispongo un mes más a escribir sobre este masaje que, como comentaban la mayoría de los alumnos, no es un masaje en su entendimiento común más bien habría que buscarle otro nombre.

La intención de este trabajo es llevar la atención de la persona a su interno, en un camino de tomar consciencia, de limpiarnos de las tensiones y cargas que hemos ido acumulando, un espacio de vaciaje para poder encontrarnos de nuevo con nosotros mismos.
Sólo volviendo a conectar con el remanso de paz que aguarda nuestro ser más profundo sentiremos ese bienestar. El verdadero bienestar viene de sentir nuestra propia presencia, compañía, compasión, aceptación y amor por lo que realmente somos.
Cada viaje es único ya que cada persona es única en su vivencia, por eso cada sesión se adapta al tipo de respuesta y a la necesidad de ese momento. Por ejemplo, es común que una de las primeras percepciones con la que nos encontramos es el estrés que guarda el sistema nervioso debido a haberlo mantenido en permanente alerta, pero algunos de ellos van a precisar de la quietud y el sostén para poder relajarse mientras otros necesitan de un mayor movimiento o presiones para descargarse.
Así el masajista va creando y escuchando qué es lo que funciona, en una armónica combinación de aliviar las tensiones de la musculatura, movilizar con ligereza las articulaciones y estirar suavemente los tejidos sobre una base de movimientos largos integradores, vamos explorando los límites creando nuevos espacios y acompañando en la observación de qué sucede en ellos.
Básicamente lo que se hace es poner en circulación la energía de la persona. A través de la respiración profunda, se va despertando el movimiento natural de la energía, que ayudará a desbloquear las zonas contraídas donde está acumulado el estrés, por ejemplo, u otro tipo de dolencia física o emocional.
A medida que recibimos sesiones podremos ir profundizando en este camino, un sistema nervioso relajado y un cuerpo cada vez más abierto nos permitirá soltar las tensiones más arraigadas, que forman parte de la estructura que sostenemos, patrones mentales con los cuales respondemos inconscientemente (control, contención, miedo…) e iremos buceando en la consciencia de la existencia.

María Lucas Terapeuta en Masaje Californiano Esalen y colaboradora de la Escuela Spazio Masajes

Categorizado en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *